Santa Rosa, 15 de abril- Se desarrolló una nueva sesión en la Cámara de Diputados. Antes de que se comience a leer el orden del día, se designaron los representantes para la Agencia La Pampa de Inversiones y Comercio Exterior, que será integrada por la mayoría por Oscar Zanoli y por la minoría por Francisco Torroba. Además, María Laura Trapaglia solicitó la palabra para apartarse del reglamento y tratar sobre tablas el proyecto por el que declaran de Interés Legislativo las I Jornadas Regionales del Sector Público, organizadas por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de La Pampa, que fue aprobado por unanimidad.
En el orden del día se aprobaron dos proyectos. En primer lugar, se sancionó con el visto bueno de las y los diputados la iniciativa del Poder Ejecutivo por la que se favorece la inserción y estabilidad laboral de personas travestis, transexuales y transgénero. El objetivo del proyecto es alentar la contratación y empleo a los fines de garantizar el derecho al trabajo. Con esto, el Estado provincial deberá ocupar en una proporción no inferior al uno por ciento de la totalidad de los cargos a personas travestis, transexuales y transgéneros, que reúnan las condiciones de idoneidad para el cargo.
Desde el Frejupa, Valeria Luján manifestó: “Necesitamos que haya un trato igualitario. Por eso a través de este proyecto se garantiza la inserción laboral. Esta garantía que está avalado por los tratados internacionales, obliga a que se tomen acciones y que regulen el acceso al trabajo. El proyecto fue trabajado por la Secretaria de la Mujer en conjunto con colectivos y con esta Cámara”.
Marcos Cuelle opinó que “estamos legislando con perspectiva en derechos humanos y en género, y por la incidencia que tiene se está legislando con una norma de discriminación positiva. Es así porque no hay nada que prohíba contratar a personas transgénero, pero como eso no ocurre, tenemos que sancionar esta ley. Tenemos un deber moral y ético de avanzar para garantizar la igualdad en el acceso al trabajo”.
Por su parte, Sandra Fonseca afirmó que “tenemos que legislar porque tenemos una sociedad que discrimina. Propongo que podamos vencer ese paradigma para llegar a la igualdad, porque se habla mucho de la igualdad pero hay que legislar”.
Asimismo, Juan Pedro Brindesi trajo a colación un estudio realizado a partir del cual llegó a la conclusión de que “es común enfrentar situaciones de discriminación por la orientación sexual, que pueden enfrentar violencia física o psicológica”.
Julio González celebró que “un gobierno tome la decisión y gire este proyecto a la Cámara”, agradeció a “los representantes del colectivo” y adelantó que se los volverá a citar para “el trabajo de la reglamentación de la ley”.
Espartaco Marín, si bien “celebró” la iniciativa, dijo que “es sólo un pasito más porque hay un montón de demandas insatisfechas, que tiene que ver con incorporar al sector privado, con el acceso a la vivienda, entre otras cosas”.
En segundo lugar, fue aprobado por unanimidad, y con la abstención de Agustina García, el proyecto por el que solicitan al Poder Ejecutivo Provincial que a través de las Secretarías de la Mujer, Géneros y Diversidad y de Derechos Humanos, fijen posición ante esta Cámara de Diputados sobre prostitución y/o explotación sexual.
Oscar Zanoli transmitió la postura del oficialismo: “Considerar que la prostitución es un trabajo sería pasar por alto todo tipo de tratado internacional, y no reconocer que nuestra provincia es abolicionista. Argentina ha firmado tratados reconociendo que la persona en situación de prostitución es una víctima. No es correcto decir que es el oficio más antiguo del mundo, porque es la esclavitud más antigua del mundo. La prostitución puede ser la forma más inhumana de violencia hacia las mujeres. No puede hablarse de libertad sexual cuando en la relación hay una necesidad, una posición de ventaja, un contexto social que no acompaña, sino que se ven obligadas a prostituirse. Por eso el Estado debe desarrollar políticas públicas. No hay dudas de que el reglamentarismo busca darle un marco legal al proxenetismo”, manifestó.
Sandra Fonseca aclaró que la idea del proyecto se dio “en un contexto donde el gobierno nacional había incluido a la prostitución como un trabajo. Ahí salieron las organizaciones a manifestarse. Las mujeres que ejercen, muchas lo hacen en forma voluntaria, pero la mayoría están obligadas a hacerlo, y la sociedad las ve como una mercancía. Este es un proyecto simple, pero sirve para que se visibilice esta cuestión”.
Desde la UCR, Francisco Torroba opinó que “la prostitución y la trata es una forma moderna de esclavitud. Es necesario el compromiso de la sociedad para desterrar este flagelo. Quiero expresar satisfacción por la posición de la Secretaría de la Mujer, y convocar a todos para que se termine con esto”.
Finalmente, Agustina García pidió la abstención para no votar el presente proyecto, porque –según afirmó-, “como legisladora no podemos mirar a un costado, ya que tenemos un Estado proxeneta, y nos tenemos que hacer cargo de los intendentes condenados, por ejemplo”.

 DSC0589

Volver a arriba