En el primer Plenario virtual, se retomó el debate por la Ley de Plaguicidas

Santa Rosa, 20 de mayo- Se desarrolló el primer Plenario de Comisiones vía “Zoom” -la aplicación de videollamadas y reuniones virtuales-, en el marco de la modernización que se está llevando adelante en la Cámara de Diputados para avanzar con el trabajo legislativo mientras persisten las medidas de aislamiento preventivo producidas por la pandemia del Covid-19.
Los presidentes de las comisiones de Asuntos Agrarios, Legislación Social, Legislación General y Ecología, junto a los presidentes de bloque de cada partido, se reunieron en la Sala de Comisión frente a una pantalla donde, desde sus respectivos hogares, estaban presente el resto de los legisladores y, desde Buenos Aires, Federico Landgraf y Federico Elorza, director Ejecutivo y coordinador Técnico –respectivamente- de Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes) para tratar el proyecto sobre la Ley de Plaguicidas, que tuvo una intenso debate en febrero del corriente año, previo a que se suspendieran las actividades.
“Estamos de acuerdo con la necesidad de reglamentar en materia de aplicación fitosanitaria”, abrió Landgraf. “Es necesario fortalecer el control debido a las malas aplicaciones que suelen ocurrir. También es necesario, como sector agropecuario, mejorar la comunicación de cara a la sociedad, y debe ser dentro de un entorno con sustento científico, con el debido protocolo”, expresó el titular de Casafe.
Con la ayuda de un power point, Landgraf hizo un recorrido explicativo punto por punto sobre los artículos del proyecto original, enviado por el Ejecutivo provincial. En términos generales, dijo que “el proyecto puede mejorar sustancialmente, por ejemplo, con el tema de las distancias, si se apunta a mejorar las condiciones de aplicación en las zonas de amortiguamiento. De esa manera, los 3 mil o 500 metros se pueden achicar”.
Por otra parte, remarcó que “el temor para el sector privado es que estemos financiando un sistema que le puede llegar a costar mucho a los productores, y que después tengamos otra imposición tributaria a través de tasas. También, hay dudas que tienen que ver con que si esto va a generar mayores cargas administrativas”, advirtió.
El otro de los temas, explicó el director Ejecutivo de Casafe, es “la cantidad de hectáreas que quedarían fuera del sistema, que no es menor. Se han visto casos donde hay distancias tan grandes que el campo está prácticamente confiscado y no se puede producir”. En este sentido, advirtió que “en Entre Ríos, por ejemplo, ocurrió que productores hicieron presentaciones judiciales porque no pueden producir”.
Sobre la trazabilidad individual, dijo que “debería tener un soplado individual, es decir, bidón por bidón, y eso es prácticamente imposible, porque el soplado es masivo, de modo que acá tenemos una dificultad tremenda”, subrayó y sugirió: “Vayamos de a poco, hoy estamos en un momento de transición, y yo entiendo la necesidad de identificar ese bidón, pero es muy difícil. Tenemos tiempo”.
Landgraf dejó en claro que “estamos de acuerdo con trabajar en el uso responsable, porque hay una necesidad de que se apliquen normas”, y remarcó que “es muy importante que nos tengan como referentes, porque hay bastante pseudociencia, sobre todo en este periodo de pandemia, donde es fácil generar pánico con la información”.
En la ronda de preguntas, se le consultó si es posible una producción que no dependa exclusivamente de productos fitosanitarios, sino que se aplique una “producción mixta”.
“Estamos a favor de las producciones orgánicas. Respetamos otros tipos de producción alternativa, pero el cuidado de la persona tiene que ser igual, porque si ponés un insecticida para una producción orgánica hay que cuidar a la persona ya que ese producto también va a tener toxicidad”, respondió.
En cuanto a la “responsabilidad” en la “trazabilidad”, dijo que “el productor es el primer interesado en devolver el bidón. Hay distintos grados de responsabilidad. Si se encuentran envases tirados, la responsabilidad puede ser de la industria, pero si el productor fue quien no los llevó al acopio, la responsabilidad es del productor”, explicitó.
También, se planteó el interrogante sobre cuál sería la mejor práctica para la salud y la producción, y Landgraf respondió: “Todos los productos tienen una gran de toxicidad, incluso los que se creen que son inocuos. Después tenés niveles de toxicidad. Para nosotros las buenas prácticas le caben a todo el mundo”, finalizó.

Plenario virtual 2

Volver a arriba