Santa Rosa, 22 de diciembre- Se desarrolló en la Cámara de Diputados una Sesión Extraordinaria y se aprobaron por mayoría los proyectos de Ley del Presupuesto y la Ley Impositiva, ambos del año 2022, y la Cuenta de Inversión correspondiente al ejercicio financiero 2020.
En cuanto al Presupuesto, tuvo el visto bueno de los bloques del Frejupa, Movimiento Productivo Pampeano y Comunidad Organizada. Si bien Propuesta Federal y la UCR rechazaron el proyecto en general, votaron afirmativamente en particular algunos artículos vinculados al pedido del Ejecutivo que otorgaría a las Sapem (Aguas del Colorado, Empatel, entre otras) la posibilidad de endeudarse hasta en 1.000 millones de pesos.
La Cuenta de Inversión y la Ley Impositiva fueron aprobadas por el bloque oficialista y el bloque unipersonal de Juan Brindesi, mientras que el radicalismo, Propuesta Federal y Comunidad Organizada votaron negativamente.
Sobre el proyecto de Ley de la Cuenta de Inversión, el miembro informante, Roberto Robledo, expresó: “El 2020 quedará en la historia por el Covid-19. Se transitó como pudimos. Hemos sancionado leyes novedosas, como la ley de Agencia de Comercio Exterior, el Fogapam, entre otras. En La Pampa se ha cumplido, no tenemos cesación de pagos ni deudas que nos ahoguen. Como sociedad y como gobierno estuvimos a la altura para darle soluciones a la gente”.
Marcos Cuelle justificó el voto negativo de la UCR. “Se desprende la pregunta si lo que extraemos de los contribuyentes es lo justo. O si lo que invertimos es lo justo. Si tenemos superávit, podemos pensar que se afectó la calidad de los servicios. Hay que decir cuánto le sacamos a la ciudadanía para los fondos anticíclicos. No han sido satisfechas las necesidades de la gente, pudiéndolo haber hecho, ya que ha habido un superávit de más 1.200 millones”, señaló.
Por su parte, desde Propuesta Federal, María Laura Trapaglia señaló la “falta de transparencia” de la información pública, e hizo una valoración respecto a las reservas del Estado. “La finanzas de la provincia durante la pandemia se vieron favorecidas, llegando a un superávit de 1.241 millones a valores históricos.
“El superávit es preocupante –siguió la legisladora- porque solo se trata de ahorrar en vez de destinarlos a la expansión y a la inversión productiva. Este ahorro por no inversión es perjudicial para los pampeanos. El ahorro público no siempre supone una buena acción de gobierno. Es hora de que la provincia deje de tener sus reservas”, opinó.
En tanto, Juan Brindesi dijo que “siempre nos hemos sacado las dudas respecto a la cuentas del Estado y creo que el detalle ha sido más que esclarecido por el contador de la provincia, por eso vamos a acompañar”.
El presidente del bloque Frejupa, Julio González, destacó que “esta provincia es reconocida por su solvencia, por contar con reservas” y dijo que “si bien son criticadas por la oposición, ha servido para afrontar imprevistos durante la pandemia. Además, se ha visto la inversión y las obras que se ha realizado en todas las localidades, más allá de la bandera política”.
Más adelante se aprobó por mayoría la Ley Impositiva para el Ejercicio Financiero 2022. José González fue quien dio detalles de la iniciativa. “Respecto a los tributos provinciales, en el caso del impuesto inmobiliario se modifican los valores de mínimo y máximo, a fin de actualizarlos por la inflación del año corriente, y se mantiene el gravamen por los grandes terrenos que han tenido como resultado la necesidad de los titulares de subdividir la propiedad”, expresó.
“En el caso del impuesto a los vehículos, se actualizan los montos de los automotores, pero se creyó necesario establecer un límite a la actualización, que, según el tipo de vehículo y su valuación, ronda entre el 33 y 50 %, específicamente si el valor del auto es inferior a 2 millones de pesos, la actualización rondará en el 33 % y si es superior, rondara en el 50 %. Esto nos pareció importante, dado que, entre noviembre de 2021 y noviembre de 2020, existe una variación de precio del 70%, con lo cual era necesario imponer un límite para no perjudicar a los contribuyentes”, concluyó.
Mauricio Agón fundamentó el rechazo de la UCR por una “violación a la naturaleza jurídica del impuesto inmobiliario” y por el “gran desfasaje” con respecto al impuesto a los vehículos.
Sobre el primer punto, expresó: “Se pretende elevar del 33 al 50% el impuesto inmobiliario rural, teniendo en cuenta las ganancias por el crecimiento del precio de los commodity. Esto cambia la naturaleza del impuesto inmobiliario, porque es un recurso patrimonial. Lo que se debería hacer, en todo caso, es modificar la evaluación fiscal, no tener en cuenta si hay una renta. En este sentido, habría una doble imposición, porque al productor le estarían cobrando impuesto a las ganancias, a los ingresos brutos, a los sellos, y también le estaría subiendo el impuesto inmobiliario rural porque obtuvo más ganancias ya que subió el precio de los commodity”.
Con respecto al impuesto a los vehículos, dijo: “Para aquellos vehículos de 2 millones de pesos, se salta del 33 al 50%, y no puede darse un salto tan abrupto, porque se daría la injusticia tributaria de que alguien que tenga un vehículo de 1 millón 950 mil pesos esté abonando al 33%, y alguien que tenga uno de 2 millones 10 mil pasaría a pagar el 50%. En este sentido, estaríamos catalogando de alto poder adquisitivo a alguien que tiene un vehículo de poco más de 2 millones de pesos, cuando hoy la mayoría valen eso”.
Trapaglia tomó una vez más la palabra y dijo que “resulta necesario que podamos contar con tiempo suficiente para analizar los proyectos. Además no se ha hecho nada con el Sircreb y hay una fuerte presión fiscal, convirtiéndose en un problema para las y los pampeanos”.
Sandra Fonseca opinó: “El sistema impositivo no tiene que ser una carga para el sector productivo. El campo está teniendo un aumento significativo del impuesto inmobiliario. Es imposible votarlo. No estamos de acuerdo en las cargas hacia los que trabajan, a los que producen, y acá, en La Pampa, tenemos pequeños productores. Por otro lado, el Sircreb es totalmente inconstitucional”.
Brindesi consideró que no ve “ninguna presión fiscal sino que los impuestos se han tenido en cuenta en base a la inflación”.
Oscar Zanoli apuntó: “Este bloque trabaja por la producción. Me preocupa que se lo acuse a nuestro partido de estar en contra, cuando hemos aprobado, por ejemplo, el Fogapam, que ha dado respuesta a los sectores que quieren emprender. Además hay un Plan Ganadero favorable”.
Espartaco Marín se centró en la distribución de la riqueza. “El tema es quién paga los impuestos. Ahí disentimos. La oposición estaba en contra cobrar impuestos a aquellos que tienen bienes en el exterior. Nosotros creemos que los que más tienen, tienen que pagar más, porque de algún lado hay que recaudar para, por ejemplo, generar créditos para la producción”, manifestó.
Por último, se trató el proyecto de ley del Presupuesto provincial para el 2022, que fue aprobado por mayoría y rechazado por la minoría. Robledo destacó que “las finanzas públicas se han ido recuperando; y se remarcó una vez más que la provincia pudo mantener el gasto público vinculados a la pandemia Covid, debido a sus recursos propios eficientemente acumulados sin necesidad de recurrir al endeudamiento, contrario a lo que sucedió con otras jurisdicciones provinciales”.
Asimismo, el diputado contó que “el presupuesto contempló aportes a las empresas del Estado, Aguas del Colorado SAPEM, Carnes Naturales SA, y partidas para el funcionamiento de la Fiduciaria La Pampa SAPEM y aportes a los Fideicomisos provinciales vigentes”.
Sobre el rechazo de la oposición al presupuesto nacional, dijo: “No fue una decisión feliz, evidentemente la oposición tiene la posibilidad de rechazarlo en términos económicos, pero lo más importante fue en términos políticos porque agravó mucho más el estado de fragilidad en que se encuentra la república en una negociación con el FMI”.
Por su parte, Agón indicó que “el presupuesto no llega a ser ni un dibujo”. “Se habla de todo lo que se va a perder la provincia por el presupuesto nacional, y el ministro dijo que se puede gobernar, que lo que más le preocupa es lo de bienes personales. Quiero decir que tenemos un financiamiento de 28 mil millones; y, por otro lado, votar un presupuesto con semejante grado de discrecionalidad es imposible”, señaló.
Desde Propuesta Federal, Martín Ardohain manifestó: “Hubiéramos deseado discutir un proyecto con temas de fondo para la provincia para empezar a transitar un camino de crecimiento. Este presupuesto parece destinado a atender solo a la administración pública, pero no para todos los pampeanos”.
Fonseca dijo que “debería existir una oficina de presupuesto en esta cámara” y que “estamos aprobando un presupuesto rápido, siendo esta Cámara un actor pasivo en todo lo que quiere hacer el Ejecutivo”. Sin embargo adelantó que “vamos a acompañar en general, porque toda política pública necesita un presupuesto”.
Julio González, a su vez, brindó su análisis: “En estos momentos difíciles la sociedad quiere que todos tiremos para el mismo lado. Tenemos que dar la herramienta al gobierno para que pueda gestionar, después se verá si lo hace bien o mal. También se habló de las reservas, y quiero que quede claro que están para utilizarlas en crisis, como en el 2001 o ahora, durante la pandemia. Por otra parte, la economía por no inversión es un decisión política, para no afectar los salarios”.
Cuelle dijo que quiere “tirar para el mismo lado, pero muchas veces eso se quiere hacer por imposición”. En este sentido, señaló que “ha faltado diálogo”. “Vamos acompañar en particular algunos artículos vinculados a desdoblamiento de 1.000 millones de pesos”, reveló.
En el mismo sentido, Agustina García dijo que “la falta de diálogo ha sido lo que ha primado”. También, indicó: “El gobierno ha manejado sus recursos de los aportes no reintegrables con discrecionalidad a la hora de repartirlos a las localidades”.
Marín señaló que resulta “contradictorio” rechazar el presupuesto en general y votar afirmativamente en particular. También, reflexionó: “Los legisladores que se llenaron la boca en campaña de que iban a defender a La Pampa, llegaron al Congreso y votaron en contra. La complejidad de este presupuesto, distinto a otros años, es que estamos en medio de un arreglo con el FMI y saliendo de una pandemia. Por suerte somos mayoría, si no tampoco tendríamos presupuesto provincial”.
Francisco Torroba respondió: “Institucionalmente no corresponde tratar un presupuesto nacional tan importante en tan poco tiempo. Al presupuesto de La Pampa también se le dio tratamiento exprés, y faltaron ministros”. Además, dijo el diputado, “este es un presupuesto que consolida la presión tributaria. Hay un exceso de puestas en escena del oficialismo”.
Martín Balsa dijo que “parece que la gente del FMI son extraterrestres que vinieron y nos pusieron plata que no sabemos dónde está. Dejen de buscar excusas. Quisieron voltear el presupuesto y lo voltearon. Los peronistas, sin embargo, siempre nos la rebuscamos para generar políticas que favorecen al pueblo”.
Por último, Leonardo Avendaño protestó que “los intereses de los 44 mil millones de dólares del FMI lo vamos a tener que pagar todos los argentinos” y dijo que la oposición defiende “al capitalismo internacional, al igual que el ‘domador de reposeras’”.

Rocío Sánchez asumió como prosecretaria y Juan Manuel Meana como secretario Legislativo

La nueva prosecretaria Legislativa de la Cámara de Diputados es la doctora Rocío Sánchez, quien asumió su cargo en la Sesión Extraordinaria de hoy.
Hasta ahora se desempeñaba como directora General de Protección de Derechos Humanos de la Subsecretaría de Derechos Humanos de La Pampa, y reemplaza al doctor Juan Manuel Meana, quien ocupará el puesto de Secretario Legislativo en lugar de Varinia Lis Marín, quien recientemente juró como diputada nacional.
La doctora Rocío Sánchez es nacida en Darragueira (Partido de Puán), y se graduó como abogada en 2013. En su currículum se advierte que realizó un pos grado en la carrera Especialización en Derechos Humanos, y se desempeña como docente en la Facultad de Ciencias Económicas y Jurídicas de la UNLPam.
En ambos casos el presidente de la Legislatura, doctor Mariano Fernández, fue el encargado de tomarles el juramento de práctica.

 SESION DSC0260

Volver a arriba