Santa Rosa, 11 de diciembre- En medio de la ronda del debate del presupuesto, concurrió a la comisión de Hacienda y Presupuesto el Superior Tribunal de Justicia. En el comienzo de su exposición, el presidente de dicha área, José Sappa, expresó: “El Poder Judicial no estuvo exento de este shock externo sin precedentes que tuvo el mundo. Un Poder Judicial que ya venía teniendo desde su haber la digitalización total del expediente penal”.
Además, contó que “a partir del primero de julio de este año, todas las causas judiciales se tramitan digitalmente. Eso ha hecho que atenuemos los efectos de la pandemia, tal es así que no hemos tenido contactos estrechos o positivos vinculados directamente al trabajo dentro del Poder Judicial”.
También, manifestó: “Desarrollamos un sistema de turnos para que los abogados puedan asistir a retirar expedientes que estaban y están en papel. Empezamos con un sistema de inteligencia artificial para que las personas puedan interactuar con la página del Poder Judicial. Hemos tenido un acrecentamiento en los casos de violencia, en los casos familiares y por supuesto los delitos establecidos por el 205 referidos a la violación de la cuarentena”.
En cuanto al presupuesto, dijo que “hubo un mayor esfuerzo presupuestario, hemos pedido y nos ha otorgado el Poder Ejecutivo ya hace tres meses atrás un refuerzo para que podamos terminar con el pago de los adicionales a todos los trabajadores del Poder Judicial. Esto también implicó nuevos gastos: compra de barbijos, de alcohol en gel, etc.”.
Asimismo, reveló: “Lo principal que ha cambiado es la implementación del SIGE (Sistema Electrónico de Gestión de Expedientes). Y en eso tuvimos que capacitar, realizar convenios de cooperación, por ejemplo con el Banco La Pampa para ver de qué manera nos podían suministrar aquellas computadoras que ya estaban en desuso. Estamos adjudicando los 20 monitores esta semana. Hemos complementado todo el sistema de seguridad informática y estamos en plena elaboración de un convenio con la universidad, especialmente con la Facultad de Ingeniería. Los límites de la pandemia nos hicieron idear y planificar cosas que no teníamos pensadas”.
Por otro lado, Sappa comentó que “este año fuimos mucho más austeros que años anteriores. Fuimos prudentes sabiendo que el Estado tenía que fortalecer otras áreas. Las vacantes que hemos pedido han sido las mínimas para mantener el servicio de justicia de manera eficiente y continua”.
En la ronda de preguntas, se señaló que hubo un acotamiento del presupuesto y se le consultó al presidente del STJ si eso puede afectar el servicio de justicia. “Es cierto que ha sido atenuado. El Poder Judicial no ha tenido problemas durante estos años porque nos han hecho refuerzos presupuestarios cuando se incrementaba la recaudación o cuando lo hemos solicitado. He dicho con anterioridad que el Poder Judicial siempre fue austero, y este año lo hemos sido un poco más”, respondió.
Más adelante, se le preguntó por la Oficina de la Mujer. “Este año tuvimos una visión estratégica. Hay dos equipos técnicos especializados y tenemos profesionales especializados en la materia. Siempre vamos a priorizar las temáticas y las vulnerabilidades. Vamos a re-categorizar, o vamos a ver de qué manera redistribuimos los trabajos para que esa oficina especialmente no se vea disminuida”, explicó Sappa.
Luego se le consultó por el proyecto presentado en la Cámara de Diputados para regular el teletrabajo. “Con respecto al teletrabajo, el Superior Tribunal fue el primero en regularlo. Tiene que haber una regulación. Hay que respetar el derecho de cada uno de los trabajadores y trabajadoras del Poder Judicial”, respondió.
¿En toda la provincia el recurso humano y el recurso material es suficiente para impartir justicia?, preguntó un diputado, y Sappa respondió: “Si bien el STJ ha sido muy centralizado, lo que tratamos de hacer en los últimos años es comenzar a descentralizar lo que es la administración del Poder Judicial y así tener los recursos mucho más rápido. Con los recursos que hemos tenido a lo largo de los años hemos podido mantener este servicio de justicia y estamos incorporando muchos más recursos en todas las jurisdicciones. Si me pregunta si este presupuesto es el ideal, la respuesta es no. No es que nos sobra ni nos alcanza. Tratamos de administrar los recursos de la forma lo más eficiente posible y tratar de reorganizar los gastos corrientes para optimizar los recursos”.
Por otro lado, se consultó si el pedido de agosto que hizo el STJ de un recurso presupuestario es una habitualidad o sucedió por el contexto de pandemia. “Cuando uno lo planifica, trata de planificarlo para no tener que pedir un refuerzo. Depende de qué manera va cambiando el ritmo inflacionario, el valor del dólar, etcétera. La particularidad de este año es que afrontamos otros gastos que no teníamos previstos. Incluso garantizamos gastos que otros años no se garantizaron. Como los adicionales de horas extras en todo el año”, contestó Sappa.
Por último, se solicitó un análisis sobre cómo se va a modificar la relación profesional con los trabajadores al “cambiar las reglas del juego” producto de la pandemia. “Esta pandemia nos agarró sin elementos objetivos para poder cuantificar el impacto económico salarial. Si la justicia se mantuvo transitando los carriles de la pandemia fue gracias a los trabajadores. La digitalización va mucho más allá de plantearnos el prender una computadora o desarrollar un sistema. Creo que la digitalización va con otros elementos. En el ámbito penal ya está asentado cómo es el proceso, cómo se trabaja a través de la oficina judicial. ¿Cómo hacemos para trabajar en un sistema diferente? Nosotros les repartimos a los diputados esta planificación estratégica consensuada que hicimos los cinco ministros del STJ, cada uno con su impronta. Actualmente no lo tenemos cuantificado porque priorizamos mantener los derechos de los trabajadores y la pauta salarial de los mismos. Si nos tocara una segunda ola de pandemia por lo menos estamos un poco más armados”, concluyó Sappa.

STJ

Volver a arriba