“PROHIBIR ES IR POR LA VÍA FÁCIL, ES PASAR EL PROBLEMA A OTRO; LA VÍA TIENE QUE IR POR EL CONTROL, POR EL ASESORAMIENTO TÉCNICO”

DSC 0014

Santa Rosa, 4 de marzo- Representantes de la Universidad Nacional de La Pampa concurrieron a la Legislatura provincial para exponer sobre la Ley de Plaguicidas que está siendo debatida en los Plenarios. Los expositores fueron Oscar Alpa, rector de la Universidad, Carlos Ferrero, de la Cátedra Terapéutica, Laura Wisner y Lía Molas, ambas de la Cátedra de Plaguicidas, Jaime Bernardos, Vicedecano de la Facultad de Exactas y Naturales, y José Sosa, docente auxiliar de la Cátedra Terapéutica.

En términos generales, se manifestaron a favor de la iniciativa del gobierno provincial, aunque plantearon algunas observaciones. También, relativizaron el debate en torno a las distancias de fumigación, porque “depende del contexto de cada municipio”, dijeron. Advirtieron que precisan inversión para concretar las investigaciones científicas, opinaron que el modelo productivo vigente no dejará de existir sino que se cambiaran los productos, y, entre otras cosas, propusieron la creación de un Observatorio.

El rector de la Universidad, Oscar Alpa, en el comienzo de la exposición, manifestó: “Faltan hacer estudios para tener evidencia empírica, pero la opinión es favorable, ya que corresponde a dar respuestas a las demandas de la sociedad en relación al impacto ambiental, a la salud y a la producción”.

Asimismo, señaló algunos puntos del proyecto para agregar o modificar. “El detalle de las observaciones es la terminología técnica legal. Se habla de plaguicida y agroquímicos y debe especificarse. Sería conveniente la utilización de términos del Senasa”, recomendó Alpa, quien propuso, también, la creación de un Observatorio “para aportar datos sobre impactos ambientales y la salud de las personas”.

Además, dijo que hay que “focalizar el incremento continuo de prácticas de prevención, que disminuyan en el futuro la incidencia de plagas sin uso de químicos. Sería importante considerar como requisito las capacitaciones sobre el manejo de plaguicidas”.

Respecto de las distancias, expresó: “Los estudios se fijan en función de determinadas cuestiones ambientales, que es muy difícil determinar pormenorizadamente en un texto legal. Seguramente hay otros estudios, pero entendemos que es prudente que la ley establezca un criterio general”.

En este sentido, se manifestó Carlos Ferrero: “No venimos a defender una distancia u otra. Cada localidad tiene un contexto particular. La mayoría de las municipalidades están reguladas de acuerdo a su contexto productivo, es decir, de qué forma se hacen esas aplicaciones. Por eso no hay nadie mejor que los concejales, con el asesoramiento pertinente, para prevenir en este sentido”.

Más adelante, Ferrero reflexionó: “Prohibir es ir por la vía fácil, es pasar el problema a otro. La vía tiene que ir por el control, por el asesoramiento técnico. Castex funciona muy bien en este sentido, a través de acuerdos que se llegó entre concejales y vecinos”.

Nuevamente, se planteó el tema de las distancias. “Las distancias por sí solas no van a dar garantías, no van a resolver nada. Esa es mi respuesta técnica”, dijo Sosa, y Ferrero acompañó: “Las distancias van a ir dependiendo de la capacidad en cada municipio. En aquellos lugares que el equipo técnico no alcance, va a ser mayor. Tiene que ser algo que sea dinámico, porque va cambiando con la investigación. Si ponemos mil metros, de acá a un tiempo, si se descubre otra cosava a quedar desfasada la distancia”.

Por otro lado, se les preguntó a los representantes de la Universidad si es posible mantener los actuales niveles de producción con nula utilización de agroquímicos. La respuesta de Lía Molas, ingeniera agrónoma, fue: “No es el único modelo productivo. Este es un camino de transición, que tenemos que transitarlo en conjunto. Es algo que hoy se está implementando en los programas de las asignaturas. Quisiéramos estar un poco más anticipados, pero es fundamental tener los consensos internos, y es lo que estamos buscando”.

Sobre el impacto de los agroquímicos en la salud de la población, el docente manifestó que en todo momento “está presente que lo que van a utilizar son venenos, no es que están trabajando con algo inocuo. Entonces hacemos hincapié en el uso de los elementos, en el entrenamiento de cómo se debe poner y sacar los equipos, de qué forma tienen que recomendar a los operarios para no contaminarse en la actividad”.

Luego, se les consultó sobre si el modelo productivo actual tiene una fecha de vencimiento. “Calculo que no desaparecerá el modelo productivo, se modificará; irán desapareciendo algunos productos, y aparecerán otros. Las empresas van a realizar investigaciones y encontrarán productos nuevos permanentemente. Algunos productos van a desaparecer y otros van a ir apareciendo. El productor es un empresario y como todo empresario necesita ganar dinero”, se explayó Ferrero, y Molas aportó: “Estamos ante un cambio de paradigma, eso es innegable, estamos en una transición”.