JUNIO 27 de 1951
CÁMARA DE SENADORES DE LA NACIÓN


Al Señor Presidente Honorable Senado de la Nación:


En mi carácter de mujer argentina que se ha visto honrada con la presidencia del Movimiento Peronista Femenino, fuerza cívica pujante y nueva que cumple, en su creciente impulso, los gloriosos postulados de la Argentina Justicialista del General Perón, y ejerciendo el derecho de peticionar que me acuerda el art.26 de la Constitución Nacional, me dirijo al señor Presidente, y por su intermedio a la Honorable Cámara de Senadores, para solicitar que, haciendo oídos a un viejo clamor de los territorios nacionales de La Pampa y el Chaco, se dicte la ley que los convierta en nuevas provincias argentinas, con todos lo derechos que la ley acuerda a las provincias y en perfecta igualdad con sus hermanas.
No es posible, señor presidente, demorar el justo clamor de aquellos territorios. Han llegado a la mayoría de edad y es necesario, de una vez por todas hacerles justicia. Hay que reparar un olvido de años y años. Hace tiempo que han cumplido sobradamente con las condiciones que para su provincialización exige la ley 1532. Su población sobrepasa en mucho la exigida. Han templado su civismo en la escuela de sus municipios. Sus recursos son notables. Mientras La Pampa se ha recuperado heroicamente de tiempos difíciles, gracias al noble esfuerzo de sus hijos –esfuerzo en que la humilde mujer de nuestros territorios ha colaborado como un soldado más de la Argentina Justicialista -, el territorio de Chaco vuelca en el país sus riquezas magníficas, desde el algodón a sus maderas, y constituye un verdadero y laborioso hormiguero humano donde se exalta día a día la dignidad del trabajo, que es la más alta dignidad de los hombres y mujeres del pueblo.
Todo lo tienen La Pampa y el Chaco: ante todo, recursos propios, como para constituir una unidad económica autónoma; y además población como para trabajar sus tierras y explotar sus riquezas, y cultura cívica, despertada y activada al compás del magnífico renacimiento de la conciencia ciudadana que se exalta en la Argentina del general Perón, como para incorporarlos por siempre a la vida de la Argentina peronista, hermanas y compañeras de las demás provincias que integran su unidad política.
La provincialización de los territorios nacionales de La Pampa y el Chaco servirá de aliciente a los demás territorios para que, una vez cumplido su proceso institucional, alcancen como éstos los beneficios de su provincialización tan pronto como sea posible.
Las mujeres argentinas, señor presidente, unidas en el Movimiento Peronista Femenino que me honro en presidir, quieren y piden que se repare un olvido ya intolerable. La Pampa y el Chaco deben ser provincias. En la Argentina del General Perón, en la Argentina justicialista, esa injusticia no debe persistir.
Con toda la fuerza de quien aboga por una causa justa, señor presidente, con todo el peso de mi condición de presidente del Movimiento Peronista Femenino, que se suma al clamor del pueblo de los territorios nacionales de La Pampa y el Chaco dejo fundado mi pedido de provincialización al señor presidente y, por su intermedio, al Honorable Congreso de la Nación.
Dios guarde al señor presidente.
Eva Perón.

*El Subrayado y remarcado nos pertenece.

Volver a arriba